miércoles, 1 de noviembre de 2017

Hasta Siempre, Gallego

Querido amigo:
Hoy la tierra ha resuelto que finalices tu camino.
Impasible, implacable, ha considerado que tu tránsito ha sido suficiente en abundancia, que has aportado tanto y tanto, que quizás un ciclo había de concluir.
No lo entiendo, amigo…
No entiendo por qué, ha de marcharse tanta gente buena y noble…
Soy incapaz de aceptar que el mundo ponga un límite a quienes tanto le  han aportado, máxime cuando la raya final, se ha dibujado en esas etapas en las que únicamente debiera tener cabida la satisfacción y el premio por la dedicación y el deber cumplido; la gratificación por haberlo dado todo, por y para los suyos.
¿Qué puedo hacer ante esto? ¿Maldecir? ¡No!... La vida es lo que es, la vida igual te da una palmadita en la espalda como igualmente sin esperarlo, te destroza… La vida es Ley, la Ley no siempre es justa, pero la Ley es de Vida, esa que lejos de ser selectiva, decide implacable cuando ha de pararse el tiempo sin criterio alguno que la sostenga.
No me queda otra, que aceptar lo inaceptable.
No me queda otra que, asumir lo inasumible.
Cojo con entusiasmo el testigo, de currar sin desfallecer por los que se quedan, y hago un hueco enorme en la memoria viva de mi corazón, para alguien tan grande y que tanto y tan bueno me ha dado.
Quiero vivir cada día tu recuerdo como un homenaje.
Quiero llevar a la práctica esos valores que con el paso de los años me has transmitido y en mi alma han calado.
Quiero sentirte inmortal… Vives en mí, inmortal.

José Carlos

31/10/2017
A Enrique
In Memoriam

martes, 1 de agosto de 2017

anticipo de un proyeto de novela

Amigos Lectores:

Os dejo un anticipo de lo que espero, sea mi nueva novela.


Este proyecto es un encendido enemigo del tiempo... !Como huele a hierbabuena!

-----------



PASEO MATUTINO
Caminaba ligero, pero sin prisa, siguiendo la misma rutina que realizaba cada día de verano.  Un paseo de unos cinco kilómetros hasta que se acababa la pista de la sierra, baño en las cristalinas aguas de la Garganta de Alardos, un ratito de sol tumbado sobre las piedras y regreso a casa por donde había venido.
Aquel día, aun siendo apenas las nueve de la mañana, el sol ya apretaba fuerte, presagiando lo que sería una calurosa jornada de agosto. El Pico Almanzor, presidía majestuoso al frente, las escarpadas cumbres de Gredos, el sonido del agua retozando entre las piedras, junto al apenas perceptible de sus pasos, los aislados graznidos de un par de mirlos que por allí revoloteaban y la ligera brisa matutina que acariciaba su rostro… eran las únicas sensaciones que activaban sus sentidos.
Deambulaba cabizbajo, absorto en sus pensamientos.  La llamada de teléfono recibida la noche anterior le había dejado muy preocupado.  Resucitados demonios que el ya creía enterrados, trataba de atar cabos sueltos, se devanaba los sesos intentando recordar momentos puntuales que daba ya por diluidos en las entretelas del tiempo sin hallar la retorcida incógnita que resolviera aquella desquiciante ecuación. -¿Por qué ahora?- se preguntaba –ya no vive ninguno de aquellos, tan solo quedo yo- se decía a sí mismo – ¿de quién y por qué esa llamada acusadora y amenazante?-
-Tengo muy claro que yo no hice nada malo.  Actúe en todo momento con honestidad e integridad y no busqué otra cosa que dar cumplimiento de lo encomendado.  Ellos no me perdonaron nunca pues se sintieron traicionados, aunque claro, lo que para ellos fue traición, para mí fue pura justicia.  ¡Sí, el trabajo en equipo como piedra angular de todo, la lealtad, el compañerismo… pero ellos no eran buena gente, solo miraban por sus intereses! ¡Bastardos, le quieren dar la vuelta a la tortilla!
-¿Y si siempre estuve equivocado? Álvaro a menudo me decía que mi espantoso ego me impedía ver mis miserias… Yo le delaté, a él y a los demás ¡Tenía que hacerlo!-
- Álvaro, murió antes de que se celebrara el juicio. Irene, Alonso y Carmen, también.  El único al que pudieron condenar fue a Ernesto y apareció ahorcado en su celda cuando apenas llevaba una semana en el centro penitenciario de Soto del Real.  La muerte visitó al resto del equipo en aquellos meses que estuvieron en libertad bajo fianza.  Álvaro, según la versión oficial, por el disparo de un yonqui que trato de robarle y al que nunca encontraron ni detuvieron.  Irene, Alonso y Carmen, empotrados en un pilar del Puente de los Franceses con un coche mientras circulaban por la M-30.  No hacía siquiera dos meses que aquel coche había sido matriculado, pero le falló la dirección-
- A mí me protegieron sacándome de escena.  Una operación de cirugía estética, una nueva identidad y una casita en Madrigal de la Vera, en la provincia de Cáceres.  Allí aparecí con la tarjeta de presentación de escritor venido a menos, que buscaba en el retiro que aquellas tierras proporcionaban, un lugar atractivo para la visita de sus desaparecidas musas; algo no necesario en principio, pues los malos ya habían sido puestos a buen recaudo pero ¡por si las moscas!, como le reiteraba Andoni o como realmente se llamase aquel agente del CNI, a quien habían encargado los de arriba que velase por su seguridad y le pusiese a salvo-
-¡Jamás pensé que nuestras investigaciones nos llevaran tan lejos ni que existieran tantos intereses tras las mismas! ¡Joder, tan solo éramos un grupo de historiadores, ávidos por escarbar en los entresijos del pasado! Encontramos aquel manuscrito, informamos al Ministerio de Cultura de nuestros hallazgos, quien de inmediato nos conminó a no hacer público nuestro descubrimiento.  Nos hicieron firmar aquel puto contrato, sí, ¡pero fue tanto lo que nos proporcionaron para llevar a cabo nuestras investigaciones! … Y luego todo se torció… ¡El dinero, el cochino dinero! ¡Todo podrido, todo basura!-
-Éramos historiadores, pero ante todo y por encima de cualquier cosa, éramos amigos ya desde tiempos de la facultad.  Llegamos juntos al cielo, pero este se desplomó sobre nosotros sin avisar, para arrastrar a unos al infierno y a mí a la más absoluta soledad… un infierno, al fin y al cabo, si cabe, más atroz-
Fernando al que en Madrigal conocían como Pedro, renegaba con la cabeza mientras acometía la bajada del sendero que llevaba al “Charco de La Caldera”.

Costampla
2017.- Año de la Liberación
01/08/2017

sábado, 1 de julio de 2017

Senderos



Yo camino en un sendero,
que antojo llano y abierto,
mas no es eso lo que encuentro,
y andando me desespero.

Yo camino en un sendero,
donde supongo no hay piedras,
y no encuentro más que mierda,
y bichos de mal agüero.

Yo camino en un sendero,
pleno de sombras oscuras,
el sol sucumbe a la bruma,
y no hay azul en el cielo.

Yo camino en un sendero,
pleno de hijos de puta,
accidentes  en mi ruta,
que con coraje supero.

Yo camino en un sendero,
nunca exento de ilusión,
¡Bendita imaginación,
empuje de mi deseo!

Yo camino en un sendero,
el camino de mi vida,
a veces, mi paso acelero
y tiro de la ironía,
para escapar del desierto.

Yo camino en un sendero,
yo recorro mi camino,
y con jamón y buen vino,
lo hago más llevadero.

Yo camino en un sendero,
donde no falta el amor,
canal de mi tentación,
oasis donde me asiento,

Yo camino en un sendero,
la trocha que me ha tocado,
mientras te tenga a mi lado,
siempre será, brisa el viento.

Yo camino en un sendero,
por supuesto, llano y abierto,
aferrándome a lo cierto,
que es lo mucho, que te quiero.

José Carlos
01/07/17
Año de la Liberación

sábado, 24 de junio de 2017

LA ÚLTIMA CENA

Eran once y el traidor, pero aunque en aquella última cena, solo estaban once, no era precisamente el traidor el que estaba ausente, si no que allí asomaba éste prepotente y falso.
Era otro el que, aun ausente por su voluntad, bien debiera haber estado allí mas decidió, con dos cojones, no estar… ¡Quizás el tiempo, ponga todo en su sitio y se haga justicia con el Tío Lentejo, que aunque se pasó en otros lances, todavía se le perdona, pues hay mimbres en su alma!
El intrigante, no es un traidor al uso, pues es fiel al líder…¡Un gilipollas que ya no está, que quería estar, que ha seguido estando, pero que ya no es “na”
No se trata esta vaina de una semejanza a la bíblica cena, pues el líder es la antítesis del Bien y los que pudiéramos llamar discípulos, la más clara analogía a siervos de la gleba sometidos al cosmos de su superlativa soberbia.
Todos sonríen, cada cual por sus circunstancias. El traidor, encabronado; el líder, vigilante… y la plebe… la plebe sin hambre, pero brindando a cada ocasión que se tercia… ¡Súbeme la radio, que esa es mi “cansión”….! Y mientras, baila el Tío Lentejo en su alcoba de circunstancias, atusándose con delicadeza la barbilla.
No habrá tormento, ni destino al uso al Calvario, pero sí que habrá final y para nada resurrección.
La tierra, acogerá al líder y al traidor y no escupirá sus cuerpos, pues le sobra educación a la Madre. Los siervos, serán libres, o quizás no, pero mantendrán su ilusión intacta, trabajando por principios para el fin que fueron concebidos….
De Madrid al cielo… ¡Me priva el Foro!... ¡Bailo Bachata y Reggaetón frente al espejo de mi habitación!
¡Viva el Foro, Viva España y Viva la Madre que me parió!
Una “shisa” en memoria del líder… Humo que ahuyenta tiempos oscuros y llama viva de un nuevo amanecer…
Resto días, las cuentas salen… ¡tontolaba, que te den!

JC
24/06/2017
Año de la Liberación

viernes, 4 de noviembre de 2016

Hoy brilla más el cielo.



Felicidades mamá:

Este es mi regalo de cumpleaños para celebrar nuestro amor y nuestra vida juntos.

Quizás este cumpleaños, no tenga nada de especial.  No habrá regalos, no se darán llamadas de la familia... pero no dudes, que en lo que a mí respecta, me daré una buena cena, me tomaré una copa brindando al cielo y apagaré una llama, pensando en lo mejor para los años venideros.

Te quiero, mamá y estaré a tu lado cada año en esta y en todas las fechas… Sí, mamá, es posible, claro que lo es, pues mi corazón no ha dejado ni dejará, de estar siempre a tu lado.

Estaré presente todos y cada uno de los años y comprobaré  con cada verano que pase,  que estaremos más unidos, que nos amaremos más. Porque no importa el paso del tiempo, porque no importa la muerte, ya que el amor, es inmortal.
 
Sé que, desde allá donde estés, cuidas cada segundo de todos nosotros.

Sé que, desde allá donde estés, solo tienes ojos para tus Manolos, tu Julián, tu José Carlos…

Sé que, desde allá donde estés, serás escudo de tu familia y amigos, de tus nietas y nietos, de tus nueras, de tu hermana y hermanos, de tus cuñados y cuñadas, de tus sobrinas y sobrinos…

Permíteme que en nombre de todos ellos, de toda la gente que te quiere, te desee un feliz cumpleaños.

¡Te quiero!

Archivo del blog

Visitas al blog